jueves, 5 de enero de 2012

Marca de nacimiento de Caragh M. O'Brien

Sinopsis:

En un mundo futuro agostado por el sol inclemente, donde el agua es más valiosa que el oro, hay quienes viven dentro de las murallas del Enclave, como Gaia Stone, comadrona de dieciséis años, viven extramuros. Gaia siempre ha creído que su deber, como el de su madre, es entregar una pequeña cuota de bebés saludables a los residentes de Enclave a pesar de que, fuera del recinto, nadie vuelve a tener noticias de ellos. Sin embargo, cuando aquellos a quienes sirve tan escrupulosamente , encarcelan a sus padres, se cuestiona toda sus creencias. Gaia solo puede hacer dos cosas: entrar en el Enclave para rescatar a sus padres o morir intentándolo.

Opinión personal

Gaia es una joven de 16 años que trabaja de comadrona junto a su madre, la cual la enseñó todo lo que sabe. Gaia tiene un bonito trabajo trayendo bebés al mundo, lo que no es tan bonito es la entrega de dichos bebés al Enclave. Los tres primeros bebés de cada mes han de ser entregados, sabiendo que dentro de los muros van a vivir una vida lujosa y buena, haciendo todo lo que quieran, a diferencia de las personas que viven fuera: pobres, sin apenas poder alimentarse ni vestirse.

Algunos padres entregan gustosamente a sus hijos sabiendo que estos van a vivir una vida mejor, otros quieren a sus hijos, como es normal, y quieren cuidar de ellos y verlos crecer. Es una sociedad bastante dura, pero descubrimos que tanto fuera como dentro de los muros hay bastantes problemas. Gaia no fue entregada debido a una cicatriz que tiene en la cara, y solo los niños sin ningún digamos "defecto" y saludables son ascendidos. Pero descubriremos mucho más de esta cicatriz.

Un día, la madre de Gaia, Bonnie, se encuentra en un parto y un chico le pide a Gaia que le acompañe a otro parto. Ella está nerviosa, es su primer parto sin su madre ni sus consejos. Pero lo hace bien, y va con esa feliz noticia a casa, donde se encuentra con la vieja Meg, que la informa de que sus padres han sido arrestados y llevados al Enclave. Y este, amigos, es el principio del fin.
Gaia entra en la casa, el capitán Grey la espera dentro de la casa donde le hará unas preguntas. Le pide una lista que parece ser vital.

Y aquí es cuando Gaia toma una decisión que cambiará totalmente su vida, entrar al Enclave y salvar a sus padres. En este momento empieza la acción, seguida y sin parones hasta el final, para mi impredecible. Realmente me gustó este libro, me lo leí en muy poco tiempo ya que no pude despegar mis ojos de las páginas. Gaia es una protagonista que sufre un gran cambio, de chica leal al Enclave a chica que se rebela. Este modelo es cierto que lo hemos visto en otras distopías, pero yo de momento no me canso. Es valiente, muy valiente, e inteligente. Aunque si que no me gustó demasiado todas las veces que se rechaza a si misma por la cicatriz. Es normal que viendo a las otras chicas, tan guapas y perfectas ellas, te consideres menos por tener una cicatriz, pero no es el físico todo lo que conforma a las personas. Eso ya lo sabemos.

Por otro lado tenemos al capitán Grey, misterioso y frío en un principio. No el típico chulo, ni el típico malote, no. Alguien indiferente y frío como un témpano con un pasado conocido por todos, o más con rumores conocidos por todos, no se sabe exactamente la verdad. Nuestro amigo conoce a Gaia cuando la interroga en su casa y es cuando empieza una extraña relación entre nuestra protagonista y él. Una relación para nada forzada y diferente a lo que hemos visto hasta ahora.

En conjunto me ha gustado mucho y espero leer la siguiente parte pronto porque te deja con muchas ganas. Recomendado, eso seguro.

¡Un beso!