sábado, 10 de septiembre de 2011

Rojo feroz de Jackson Pearce


Sinopsis
Scarlett y Rosie March son dos hermanas cazadoras de Fenris, los hombres lobo que persiguen a su familia desde hace años. Ellos son los responsables de la muerte de su abuela y de que Scarlett perdiera un ojo en una dura lucha con uno de ellos por defender a su hermana pequeña. Dos hermanas, dos carácteres totalmente distintos pero atractivos y fuertes los dos, y Silas el joven y guapo vecino de toda la vida que siempre está ahí para protegerlas... aún cuando el peligro acecha tan de cerca. Una novela que sorprende por su originalidad. La reinvención del mito de Caperucita Roja ha llegado, y sus heroínas están lejos de permitir que nadie les rompa su capa...



  • Opinión personal
Lo primero que puedo decir, es que no se parece para nada al cuento de Caperucita Roja. En lo unico que se parece es en la capa roja que llevan las hermanas, y ya como mucho en los hombres lobo, pero el resto, es totalmente distinto.

Las hermanas March sufrieron un ataque en su infancia en el que murió su queridísima abuela Oma March y en el que Scarlett, la hermana mayor, pierde un ojo y se llena de cicatrices luchando contra un Fenris para salvar a su hermana, Rosie.
A partir de este momento, las dos entrenan para ser cazadoras, para matar a esos hombres lobo sin alma con ayuda de Silas, un joven que es amigo de la familia desde antes de que pudieran recordar y que siempre está dispuesto a protegerlas. Los Fenris, por otra parte, son hombres lobo que se comen literalmente a las jóvenes más apetecibles que encuentren, por eso nuestras protagonistas tienen que hacer de cebo con una capa roja que llame la atención y con muchas clases de seducción.
No me gustó demasiado el libro, la verdad. Scarlett me pareció bastante cargante y obsesiva. El lema de Scarlett se resumía bastante en bien en: "Ni vivas ni dejes vivir". Su hermana, que sentía que le debía la vida por haberla salvado cuando era pequeña, hacía todo el rato lo que ella le pedía, que era cazar, cómo no. Pero Rosie quería algo más, no le gustaba vivir solamente para cazar, quería saber qué era ser una chica normal. Sus sentimientos empezaron a cambiar cuando Silas la empezó a tratar como algo más que una amiga y no quería tener que escoger entre una posible relación con él o una relación con su hermana, la otra mitad de su corazón, como solían decir.

Los dos son personajes fuertes, Rosie brillaba más por su dulzura y por su alegría. Scarlett brillaba más por su tendencia a pensar siempre en cazar. Como ellos eran los únicos que sabían de los Fenris entre otros pocos, Lett pensaba que su deber era matarlos a todos y cuando moría una joven inocente hacía sentir culpable a su hermana o a Silas, y a ella misma, claro.

Es el segundo libro que leo de Jackson Pearce junto con Tres deseos. Prefiero el otro libro, me pareció mucho mejor, una historia sencilla pero bonita. En este libro me pareció que sobraban hojas y hojas. Las hermanas y Silas no hace gran cosa en la primera parte del libro, salvo cazar a estos seres. Lo que más me gustó curiosamente fue el final. La acción aumentó bastante en las últimas hojas y Scarlett me cayó un poquito mejor.

Yo personalmente no lo recomiendo, aunque espero con ganas los dos siguientes libros de esta autora. Hay algo que me llama mucho en sus libros, y aunque siempre acabo un poco decepcionada, me siguen llamando bastante. Los dos siguientes van sobre Hansel y Gretel y La sirenita, así que espero que mejoren bastante, la verdad.

Cambiando un poco de tema, cabe decir que cambié un poco la estética del blog por algo un poco más otoñal. Espero que os guste, a mi personalmente sí, pero eso es poco objetivo. Se de sobras que ésta no es mi mejor reseña, pero espero ir cogiendo práctica, y espero sobretodo, que los que me siguieron en su día sigan estando ahí por alguna parte, y que sepan perdonarme todo el tiempo que no estuve por aquí. Si lo hacéis, es que tenéis mucha más paciencia al esperarme que yo, eso seguro.

Un beso.

No hay comentarios: