lunes, 29 de junio de 2009

Prólogo

Bueno, como pone en la foto de mi izquiera superior xD osea en la pantallita, este blog tiene el nombre de uno de mis proyectos. Y este proyecto en especial quiero compartirlo y acabarlo con vosotros, así que colgaré el prólogo haber que os parece. He de decir que el blog va a tener la misma función de siempre solo que iré colgando capitulos de vez en cuando, cuando los tenga sobre todo xD. Tiene algunos fallos y no es perfecta claro está, pero es mi primera... como decirlo, historia larga, así que espero que seais comprensivos:D. Un beso y espero que os guste ^^
"Conexión inconsciente"

Prólogo
Corrí todo lo que pude hacia mi salvación, pero estaba demasiado lejos. Ahora que iba a hacer, tenía que proteger a… ¿a quién? No tenía a nadie. Pero tenía que luchar, por mi misma, que ya es suficiente razón. Seguí corriendo, pero él, cada vez estaba más cerca y yo no estaba preparada para luchar. Pero no tenía opción: o morir apuñalada por la espalda, o morir luchando. Era mejor la muerte más digna. Me encaré a el, y él por su reacción, no se lo esperaba. Se echó un poco hacia atrás, y me dio tiempo a sacar mi espada. No era muy diestra con ella, pero no tenía ninguna daga. Claro, no suelo llevar dagas para ver la tele. Pero aquel chico tuvo que hacerlo, y se nota que no es más que un chaval, quizá un par de años más que yo, pero no mucho más. En cambio el si estaba preparado, y se está poniendo mucho en ello. Da la sensación de que se estuvo preparando mucho tiempo para ésta pelea. La espada rozó mi brazo, haciendo que un fino hilo de sangre descendiese por el. Mi cara se formó unos segundos en una mueca de dolor, pero me sobrepuse. Ya enfadada, empuñe la espada, y arremetí contra él. No le daba visto casi la cara, y eso desconcentraba bastante. Notaba como me estaba acorralando, pero no en el salón, si no que quería que me dirigiese escaleras arriba. Bueno, allí por lo menos tenía dagas. Había que sacar lo bueno del asunto, aunque no fuese mucho. Seguimos luchando más o menos sin incidentes un par de minutos. Yo caminaba de espaldas a la escalera, y su firme decisión de acabar conmigo, me da que ya la había tomado. Ahora si que intenté correr, salvarme, hacer lo que pueda. Pero no daba subido más las escaleras, si lo hacía, si me desconcentraba aunque fuera un segundo, me mataba. Él se iba acercando más y más a mí, hasta que tropecé con un escalón, intenté seguir luchando, pero no serviría de nada. Notaba como la muerte caía como una losa encima de mí. El dejó de lucha no se por qué. Se quedó mirándome unos segundos con una expresión indescifrable, por lo menos se notaba, en lo que alcanzaba a verlo, que no quería matarme.
-¿No vas a matarme? –era evidente que yo esperaba una afirmación.
-Debería, pero no voy a hacerlo.
-¿Por qué no?-No eres más que una cría… -dijo con pesar.
-¿Y tu si? –repliqué, aunque sabía que debería darle las gracias.
Estuvo cerca de un minuto callado. Luego me miró intensamente, me ruboricé. Aparté la mirada de él, y la clavé en el suelo.
-No.
Rápido como la luz, salió de allí. Era como un visto y no visto. No se por qué, pero notaba como si ahora que no estaba él, me faltase algo. Era un vacío tan grande, que me pregunté si no hubiese sido mejor que me hubiese matado allí mismo.

2 comentarios:

barnsdale11 dijo...

hummm... muy buen principio! un principio muy curioso, me gustó eso de que no suele llevar dagas para ver la tele! XD Te seguiré leyendo :)

Anabel Botella dijo...

Victoria, tiene un buen principio. A ver cómo sigue. Ya hay tensión.
Saludos desde La ventana de los sueños.